Ángel Sanchez nació en España en una pequeña aldea llamada Arancedo, perteneciente a la provincia de Asturiana.  A los quince años emigró con sus padres y hermano a Cuba donde trabajaban juntos en una bodega de su propiedad.  Ángel estudió música en el conservatorio de la Habana y trabajó como tal por varios años.  En el año 1968, se casó con la que hoy es su amada esposa, Lucy.  En el año 1971 Ángel y Lucy dejaron a Cuba y vinieron a los Estados Unido al estado de Nueva Jersey.  Durante este tiempo, Ángel continuó trabajando como músico y cantante y Lucy trabajaba de costurera.


Fue en el año 1977 del mes de Noviembre que Ángel y Lucy tuvieron lo que ellos le llaman “el regalo más preciado que un ser humano puede recibir.”  Fue un encuentro con el Señor Jesucristo cuando los recibieron como Señor y Salvador; fue entonces cuando pudieron experimentar el Nuevo Nacimiento tal como lo dice la Biblia.  A los pocos meses de entregar sus vidas al Señor Ángel se unió al grupo de alabanza y adoración de la iglesia sirviendo como músico y cantante.
En el año 1978 fueron nombrado como Ancianos y comenzaron a servir con gran amor al Señor y a las almas que Dios les dio para ministrar Su Palabra abriendo una célula adonde se reunían semanalmente aproximada 40 a 50 personas en la sala de su casa.


En Enero del 1994 recibieron el llamado de Dios al ministerio de Pastor.  Ambos fueron ordenado por el Espíritu Santo y ungidos delante la congregación. 
Por la gracia y misericordia de Dios los ha sostenido, no solo a ellos sino a toda la  familia que juntos le sirven.  Su yerno y hija, Neftali y Belkis Cruz están pastoreando la Iglesia Jesucristo es el Señor en South River, Nueva Jersey y los nietos sirven en el ministerio de música.

Los Pastores Ángel y Lucy dicen: “A Dios le  estamos muy agradecidos y le pedimos Su ayuda, fortaleza, y sabiduría para cumplir Su propósito hasta que Cristo venga”




Meditación. Pastor Angel Sánchez.

Juan 15:7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo
lo que queréis, y os será hecho.

En este nuevo año Dios nos ayude a permanecer en El, para que podamos pedir y nuestras oraciones sean concedidas.

Si permanecéis en mí. Observe, que para tener influencia con Dios, debemos estar unidos con Cristo.
Para ser preservados en esta unión, debemos tener nuestras vidas controladas por la doctrina de Cristo.
Para aprovechar esta unión, debemos orar.
Que toda bendición celestial será concedida a todos los que continúan en esa unión con un espíritu de amor, obediencia
y oración.
Que en este Nuevo Ano Dios nos ayude a permanecer en El y en su palabra para que nuestras oraciones sean escuchadas
y concedidas.
Dios les continúe bendiciendo.